LA PRENSA de los nicaragüenses

LA PRENSA de los nicaragüenses

Celebramos el 94 Aniversario de LA PRENSA en una de las etapas de mayor represión a las libertades públicas en Nicaragua. Los 94 años del Diario de los Nicaragüenses es más que un acontecimiento familiar o empresarial. Es el fruto de una historia compartida al lado del pueblo de Nicaragua por la Verdad y la Justicia demandando democracia y libertad. De la mano de mi padre, PJChC crecimos comprometidos con el ejercicio de esos principios, que no han sido valores abstractos sino la práctica de un servicio a la ciudadanía en sus reclamos de justicia, respeto a los derechos humanos, laborales y políticos.

Es también el triunfo de la conciencia colectiva de los nicaragüenses exigiendo por este medio respeto a sus libertades ciudadanas, democracia, elecciones libres y dignidad para un pueblo que ha aspirado siempre vivir en paz, democracia y futuro económico. Este aniversario es la victoria de la libertad de prensa y de quienes por esta, tanto ayer como hoy, fueron a la cárcel, sufrieron torturas, juicios y condenas injustas, salieron al exilio, al confinamiento, soportaron en LA PRENSA un terremoto, los efectos de un bombardeo como despedida de Somoza, censuras, cierres humillantes con los revolucionarios sandinistas y ahora la asfixia económica a la que nos quieren condenar Ortega y Murillo.

Estos 94 años de LA PRENSA se los debemos a todos los nicaragüenses, a varias generaciones de agentes, voceadores, trabajadores en producción y periodistas, hombres y mujeres que han puesto su firma en este Diario para mantener vigente la escuela de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal y Pablo Antonio Cuadra, quienes construyeron el gran capital de este medio: su credibilidad y lograron la condecoración del público cuando abrieron LA PRENSA al acceso del pueblo para ser el Diario de los Nicaragüenses.

Dos grandes maestros que nos enseñaron a hacer del periodismo una mesa redonda de opiniones libres, en diálogo permanente, con libertad de críticas y de propuestas constructivas. Informar escuchando al otro, respetando su identidad y ser puertas abiertas a la diversidad y pluralidad del país. Aprendimos también a tener siempre presente la dignidad de nuestros trabajadores, clientes y audiencia a quienes nos debemos.

Con esa fortaleza ética en este aniversario nos renovamos a la modernidad virtual. Lo hacemos consciente que entre pueblos libres y periodismo hay intereses comunes que nos mueven a apoyarnos mutuamente y en este preciso momento fortalecer la unidad nacional con una visión de resistencia colectiva frente a la dictadura Ortega-Murillo. La dictadura y sus fuerzas de choque podrán impedir protestas callejeras, seguir buscando como asfixiarnos, pero no evitar que podamos reinventarnos como lo hemos hecho tantas veces para seguir siendo instrumento de lucha por la democracia, elecciones libres, tribuna amplia en defensa de las libertades públicas y nuestra soberanía nacional.

Cumplimos casi un siglo sin claudicar teniendo presente la certeza profética de nuestro Director Mártir, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, quien frente a dictaduras como la de Ortega y Murillo nos decía: “Es cuestión de tiempo, porque el suave roce de una pluma es capaz de desbastar una bola de plomo. Mientras haya una máquina de escribir, un papel, un micrófono, una plaza pública o espacio para hablar, seguiremos denunciando a los inmorales, especialmente cuando trafican con la necesidad social de los más pobres. Esa es la razón de nuestra existencia, como hombres y mujeres, como periodistas y ciudadanos”. Esta sigue siendo LA PRENSA de los Nicaragüenses.

La autora es periodista, vicepresidenta de LA PRENSA

Share This